Las vidrieras de la ‘pulchra’

Supongo que de pequeño se magnifican muchas cosas. Aquello que ves inmenso o que recuerdas con grandeza o con poderío… con el paso de los años se tiende a minimizar o a empequeñecer.
Posiblemente, la ‘pulchra’ no fue la primera Catedral que vi, estoy convencido que ese ‘privilegio’ se lo llevaron la de Lugo o la de Zamora. Pero sí fue la primera que recuerdo con admiración. Creo que tendría sobre los 9 ó 10 años.
Me fasciné como sólo un pequeño puede hacerlo con esas vidrieras que dicen que únicamente se pueden encontrar similares en Chartres (Francia). Dicen de la ‘pulchra’ que durante el siglo XV fue considerada una de las grandes seos españolas junto a la ‘sancta Ovetensis’, la ‘dives Toledana’,  y la ‘fortis Salmantina’. También dicen de ella que es el más claro ejemplo de gótico que existe en España… es una de mis catedrales favoritas y no le voy a negar el afecto a la ‘leonina’.
El pasado lunes tuve la oportunidad de volver a ella. Un poco por casualidad. Y volví a quedarme prendado de esta joya.