Pelos de punta

Anuncios

El puente de los asesinos



Hace un par de días terminé de devorarme ‘El puente de los asesinos’, la última aventura del capitán Alatriste, ese personaje al que Arturo Pérez Reverte ha dado vida en los últimos 15 años a través de siete novelas.


¿Qué puedo decir? Simplemente que si volviera a nacer me encantaría tener el don de escribir como Pérez Reverte. Sí, no soy objetivo. Me encanta todo lo que escribe este hombre. Quizá esta última entrega no haya sido mi favorita, yo soy más de ‘El sol de Breda’ y de los tercios encabronados que luchaban a brazo partido en Flandes.

Pero una vez más, el murciano me ha enganchado tanto a sus letras que las 350 páginas me han sabido a poco. Quiero más. En la contraportada garantiza que quedan dos entregas futuras. No dice cuándo, pero espero que no pasen cinco años desde la última.

No os voy a desvelar nada de la trama de ‘El puente de los asesinos’. Sólo que su escenario principal es Venecia, que es la historia de una conspiración y que resurge el enemigo eterno del capitán.

Gran espectáculo

Esta mañana TVE ha hecho un vídeo recordando a Marco Simoncelli, el piloto italiano que falleció de modo trágico hace quince días en Malasia. Lo han hecho con imágenes del deportista con este fondo musical. Me ha gustado mucho la canción y me ha dado energía para este domingo. Espero que os guste.


Regalos de cumpleaños



El domingo, el día de mi cumple, MJ me sorprendió con un palíndromo. Fue su regalo. No me lo esperaba así que fue muy bonito. Ahora le/os voy a contar una cosa. En el año 2000, en mi último año de carrera, comenzamos los exámenes del segundo cuatrimestre un 15 de mayo. Era, si no recuerdo mal el nombre, de una asignatura titulada ‘Géneros narrativos en prensa’, o algo así. Una de las partes de la asignatura era un repaso a las fórmulas narrativas y figuras poéticas o retóricas que se utilizan en prensa o en textos literarios.


El examen era oral y tuve la buena suerte de ser el primero de mi promoción en hacer el examen, el azar de mi apellido tuvo la culpa. Entré y ahí estaban mi director del proyecto de fin de carrera, Fernando, y una de mis profes favoritas de la carrera, Asun. Me hicieron varias preguntas y, entre ellas, me preguntaron respecto a una figura literaria. ¿Sabéis cuál? Os lo podéis imaginar. Me cuestionaron acerca de lo que era un palíndromo, y acerté. Me la sabía, hasta les puse un ejemplo aunque de éste ya no me acuerdo.

Últimamente me dicen que las casualidades no existen, supongo que vincularme a mí, los palíndromos y un 15 de mayo… tampoco.
Gracias de nuevo MJ.

Pero ha habido muchos otros regalos que me han llegado muy dentro. Un sms recibido a las 00.01 del 15-05-2011 por alguien a quien he conocido hace poco y que me gusta que esté conmigo. La verdad es que lo releí varias veces porque me encantó cada palabra, que se refieran a uno como lo hicieron en ese sms… pues mola, mola mucho. Muchas gracias, M.

Hubo un mail que me llegó a las 00.35 del día 15. No lo vi hasta el día siguiente, pero es de alguien que me ha enseñado a ser fuerte con su ejemplo, con su vitalidad, con su modo de encarar la vida… Me llega cada una de las palabras que me dice y se lo agradezco completamente en el alma. Muchas gracias, P.

Y ayer hubo una llamada de teléfono que me sorprendió tanto… Pero aún me hizo mucha más ilusión volver a escuchar esa voz que creo que hacía 7 años que no escuchaba, más o menos. Y me encantó. Fue tan… bonito, me recordó tantas cosas de una buena etapa de mi vida… En fin… Muchas gracias, B.

Pero que conste que los que me habéis dejado mensajes en mil sitios (facebook, mail, comentarios de blog, llamadas de teléfono…) todos, todos me habéis colmado de alegría. Pero estos cuatro… caramba, han sido especiales. Y quería que l@s responsables lo supieran.