CAMPEONAS DE EUROPA

Nunca un equipo salmantino había llegado tan lejos como lo ha hecho esta tarde el Halcón Viajes-Perfumerías Avenida de baloncesto femenino. Hoy es el día en que se han proclamado campeonas de Europa de baloncesto. Son las mejores del Viejo Continente. No he podido ver el partido puesto que estaba de viaje pero estaba pendiente por la radio de cómo iba el choque entre las salmantinas y las rusas del Spartak de Moscú.
Me alegro por ellas, porque llevan cinco años luchando contra todo tipo de adversidades. Sus mejores jugadoras acababan marchándose a otros equipos cada final de temporada atraídas por otros contratos más jugosos. Pero en ningún sitio como en Salamanca se vive el baloncesto femenino.
Me alegro por su afición. El pabellón de Würzburg es una especie de fortín que cada vez que el equipo juega se llena con casi 4.000 apasionados que no dejan de animar ni un sólo segundo. Cuando el equipo se ha jugado finales de Liga o de Copa de la Reina en Barcelona, en Valencia, en Andalucía… allá donde fuera entre 500 y 1.000 personas se metían entre pecho y espalda miles de kilómetros para estar junto a sus chicas.
Me alegro por quienes hace unos años arriesgaron su patrimonio para creer en un proyecto que, poco a poco, ha ido creciendo. A Jorge Recio y a los hermanos Hidalgo que siempre apoyaron el baloncesto femenino en una ciudad poco acostumbrada a los lustres del deporte.
Me alegro por todas esas niñas que desde hace unos años se están aficionando a jugar al baloncesto. Se ha creado en la ciudad una cultura baloncestística que sí, está claro, viene provocada por el éxito y por la victoria, pero la ciudad apoya el baloncesto y esas niñas están soñando hoy con poder repetir dentro de unos años el triunfo de esta tarde.
Y me alegro por varios amigos que han vivido ‘in situ’ el crecimiento y el éxito de este equipo.
A todos, ENHORABUENA.
P.D.: Hoy no es día para tortazos a quien lo hace mal. Sólo en Castilla y León se ha podido ver en directo el partido. Los simpáticos de Teledeporte han emitido en diferido el partido más importante del año de baloncesto femenino.