Pero… ¿qué queremos?


Es 2 de febrero. Más o menos el ecuador del invierno. Y resulta que los meteoroilógicos (no me he confundido) nos andan asustando con la entrada de una ola de frío siberiano. Quizá no se hayan dado cuenta de que es lo que toca a estas alturas del año. Y que en determinados lugares, especialmente en el norte, no es tan extraño ver nevar en cotas bajas, incluso en la playa (las imágenes de la Concha de San Sebastián o San Lorenzo en Gijón manchadas de blanco suelen ser bastante comunes). 

Entiendo que haya que informar de los problemas que la nieve o el hielo pueden acarrear a la hora de conducir. Pero de ahí a rellenar páginas y páginas con este miedo al frío me da pavor. Hoy lo que me ha dejado helado es la noticia de que 177.000 personas cayeron en las listas del paro durante el mes de enero. Eso sí da frío. Lo de la siberiana 2012, es lo que toda la vida se ha llamado invierno. Copón.
Anuncios