A mis amig@s del Mediterráneo



Pinchos de jamón en el ‘pueblico’. Manjar de dioses.



El Mediterráneo… mola. Para qué engañarnos, ¿verdad? Playa, sol, buena temperatura, mar… Bueno, más o menos todos nos hacemos una idea de lo que ese mar, ese clima y esa tierra nos ofrece.

Está bien. Pero hay algo que le falla. Y mucho. Al menos para mí. No tienen pinchos. No, no tienen pinchos. Tendrán paellas, butifarras, fideuás, pescado y demás… pero de pinchos… De pinchos andan fatal.

Por eso, cuando mis amig@s del Mediterráneo tienen a bien caerse por mi zona, esa Meseta agreste que abrasa en verano y congela en invierno (como debe ser, por otra parte) se quedan alucinados con eso de ‘ir de pinchos’. Vaya, que les mola.

Pero me ha pasado en varias ocasiones que… No terminan de captar del todo el concepto… ‘IR DE PINCHOS’.

Voy a tratar de explicarme por aquí para ver si ya lo pillan y la próxima vez que venga, espero que sea pronto, ya lo tienen asimilado e interiorizado.

1. Para ir de pinchos hay que saber que se va a comer de pie.

2. No, no es posible encontrar sitio y sentarte.

3. Sentarse para ir de pinchos significa apalancarse y perder ritmo.



Croqueta de ‘El Corcho’, en Valladolid. Posiblemente, la mejor del mundo



4. El pincho se come, pero uno no se está deleitando ante las bondades de los manjares ingeridos. El pincho se come rápido, sin atragantarse, pero sin pausa.

5. El vino/caña/mosto que acompaña al pincho… tampoco tiene que calentarse. Se bebe rápido.






6. La gracia de ‘ir de pinchos’ es, precisamente, ‘ir de pinchos’, en plural. Ir a varios sitios a comer.

7. No puedes ‘ir de pinchos’ a una terraza y sentarte. Ver puntos 1 y 3 de este decálogo por si algo no ha quedado suficientemente claro.




8. Ir al Lizarrán o al 100 Montaditos de pinchos… Es un sacrilegio para el auténtico profesional del pincho.

9. Para ‘ir de pinchos’ tienes que saber de antemano lo que vas a pedir. No vale estar en la barra mirando qué es lo que quieres. Si no lo sabes, como mucho le puedes preguntar al de la barra que si tiene algo de plancha. Él te contestará que chorizo, panceta, morcilla, costilla o lomo… Si eres un auténtico profesional del pincho, ya deberías saberlo.

10. Tienes que estar dispuesto a mancharte. Siempre hay algo de salsa que se cae en tu camisa o en tus zapatos. Es inevitable. Eso es ‘ir de pinchos’.



Tosta de queso de cabra con tomate, confitura y cebolla caramelizada, más conocido como
 ‘Manolín’, en Salamanca. Espectacular.




Espero que este decálogo de buena conducta sea aplicado por mis amig@s del Mediterráneo la próxima vez que vengan de pinchos. Os estoy esperando.
Anuncios

15 comentarios el “A mis amig@s del Mediterráneo

  1. Vaya! muerta me dejas… y con un hambre canino.

    Yo soy mediterránea 100% y no pensé nunca en este decálogo de conducta pinchesca!!

    Haremos una cosa… yo me paso a degustar esos pinchos que me han conquistado y tú te vienes a comer una paella como Dios manda! nada de experimentos raros..

    Hace?

    Si es que cada tierra tiene lo suyo, en eso te doy la razón… la originalidad solo está en un sitio, lo demás son puros sucedáneos….

    Me voy a comer algo… ya me ha dado hambre!!…

    Un beso.

  2. Menos mal que acabo de comer. Esos pinchos tienen una pinta…… Me gusta el decálogo que has elaborado.
    En Galicia de pinchos andamos muy bien. El ritual es el mismo que describes, la diferencia es que aquí los pinchos son gratis (en casi todos los bares de tapeo). Los sirven acompañando a la bebida.
    Besos y buen sábado de “pinchos”.

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s