Ganas de fastidiar

Desde luego… Los hay que tienen ganas de dar por saco. Y mucho. Lo de ligar se está poniendo complicado, bueno, en realidad nunca ha sido fácil; pero si encima te ponen trabas… Pues como que te dan ganas de cometer la más terrible de las tropelías.
El pasado sábado, durante una de las verbenas del ‘pueblico’, los dos chavalillos que se encuentran más a la derecha estaban de lo más acaramelados diciéndose cosas bonitas bajo un cielo de estrellas como sólo se puede ver en ese pedacito de mundo.
Casi todo el mundo estaba abajo disfrutando de la verbena y los tendidos de la plaza… pues como veis, vacíos. Ya era tarde, cerca de las 4.00 de la madrugada y sólo quedaban los más bullangueros. Y me temo que al chico y a la chica que estaban ahí jurándose amor eterno para este verano y quizá para el siguiente no les hizo ni la menor gracia que los otros cuatro sujetos de la izquierda se les colocaran justo al lado.
Como si no hubiera plaza. Creo que no eran amigos porque así me informé y así me lo confirmaron. Quizá les fastidiaron su momento, quizá ya no tengan otra oportunidad, quizá ya no le vuelva a decir que lo que sienten el uno por el otro es ‘amor en realidad’ (como la canción de ‘El Dúo Dinámico)…
Quizá ya nada para ellos será lo mismo con la gracieta de los otros cuatro.
P.D.: A todo esto, ¿qué pensará la mujer de la derecha del todo?
Anuncios

9 comentarios el “Ganas de fastidiar

  1. Jajaja, pobres. Les fastidiron el momento. Si es que este pais está lleno de ingratos y gente sin dos dedos de frente.
    La envidia que es muy mala Goyo…
    Esperemos que se hubieran dicho todo antes de los inoportunos vecinos de grada.

    Besin.

  2. Cafres los ha habido y los habrá toda la vida, pero vamos, que estos ya son un pelín mayorcitos para dar por el saco.
    En cuanto a ellos, igual les fastidiaron el momento pero si quieren ya encontrarán otro.
    De la mujer de la esquina no me había percatado, jejeje.
    Besos.

  3. Lo que no entiendo es que si no eran sus amigos (de este detalle no me di cienta)por qué no se marcharon?, yo lo habría hecho. Una pena que no pudieran ir a ver los patos 😉

  4. La envidia que es muy mala!! A los mayorores ya se les pasó el arroz y sólo les quedaba hacerse los graciosos. Menos mal que los guajes se habían jurado amor eterno, nos quedamos con eso 🙂

  5. Pues sí que son ganas de tocar el zueco. De ésos en este país hay a montones. Los verdaderos propósitos los desconozco, ni siquiera puedo imaginarlos porque no entran dentro de mi lógica. Este caso que nos muestras es muy cantoso. ¡Es que están literalmente pegados!
    Besos.

  6. Pues vaya petardos de tipos, como dices no había plaza para ponerce…

    Sobre tu pregunta de la mujer solitaria justo cuando echaba el primer vistazo a la foto la descubrí y pensé justo tu pregunta. Que hará esa señora ahi?
    Puesta a imaginar que de eso se trata creo que su amante que momentos antes había estado sentado junto a ella tubo la necesidad de ir a hacer pis, ya que las cervecitas le pasaron factura. Está ahí sentada esperandole ya que al igual que la parejita pasaban un rato romentico junticos.

    Besitos 🙂

  7. peró qué gente!! a saber qué pretendían…
    y la señora es todo un misterio. mira que estar ahí a las cuatro de la mañana ella sola.
    ¿pero qué pueblo de locos es este? jejejeje.

  8. Pues yo me he montado otra peli en mi cabecita. Quizás estaba todo lleno de gente un rato antes, y se fue vaciando poco a poco, hasta quedar como tu lo muestras en la foto. Quizás si hubieras estado allí media hora antes, tu historia hubiera sido bien distinta.

    Quizás prefiero creer que no toda la gente tiene ganas de fastidiar, que sigue existiendo gente buena por el mundo, que todo puede ser más bonito de lo que a simple vista parece.

  9. Gala: Eso espero yo también, que les hubiera dado tiempo a decirse todo.
    Francesca: Supongo que, si quisieron, luego tuvieron tiempo de irse a donde quisieran… Pero estaban tan monos ellos dos solitos ahí.
    Ali: No, no eran amigos. Eran los típicos con ganas de dar la nota. Por cierto, ya les gustaría a ellos haber conocido los patos. Son demasiado jóvenes para haberlos disfrutado.
    Atenea: Pero pegaos, pegaos. Apenas corre el aire entre ellos. Ayssss, qué gente.
    Muerte roja: Tu suposición sobre la mujer de la esquina puede ser real, pero me temo que no. Quizá estaba cansada de estar de pie y se subió arriba mientras vigilaba a sus adolescentes hijos cómo disfrutaban de la verbena.
    Naar: No lo sabes tú bien lo de pueblo de locos. De zumbaos al máximo, jejejejejeej.
    Berni: ¿Amor eterno? Al menos este verano. Tampoco para ellos es necesario mucho más.
    Ariadna: Yo también pienso que la gente es buena hasta que me demuestra lo contrario. Pero te garantizo que estos dos estaban solitos en la plaza y que los otros cuatro se acoplaron después. Puedes fiarte de mí.

    Besos para todos.

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s