Con las manos

Este puente, bueno yo al menos, he vivido una especie de retiro monacal. He de reconocer que no viene nada mal de vez en cuando dejarse llevar por la tranquilidad y relajarse en exceso. Tanto, que a veces no te das cuenta que lo único que pasa es el tiempo. 

He estado en mi pueblo. Ya he hablado en alguna ocasión sobre él. Quizá no sea el mejor pueblo del mundo pero una parte muy importante de mí está ahí. Y eso que no he vivido nunca en él, salvo en los veranos de infancia y de adolescencia. No a todo el mundo le tiene que gustar, está claro, pero, objetivamente y alejado de los amores sin criterio, mi pueblo no es feo, no es nada feo.

Y es menos feo cuando de comida se refiere. Me he puesto las botas, como el Quico, vaya. Al Manolo, mi abuelo, dudo que haya pocas cosas que le gusten más que sentarse a la lumbre a asar carne. Bueno, le gustaba mucho bailar con la Encarna, pero eso ya no puede hacerlo.

Él se va para ‘la otra casa’. Se mete en la vieja cocina y enciende el fuego con madera de olivo. Prepara la parrilla, prepara el ‘chirri’ y empieza a colocar la carne. No le importa que en la calle haya 35 grados a la sombra y que le caigan chorretones de sudor, son sus particulares ríos de satisfacción. 

El domingo lo volvió a hacer. Y nos pusimos hasta arriba. Me encanta comer con las manos. Dejadme que os presente a la señora carne. Ñam, ñam, ñam… Ya queda menos para la siguiente, si nada se tuerce, para finales de agosto.


Anuncios

8 comentarios el “Con las manos

  1. ¡Qué gusto leerte, Goyo!
    Me identifico plenamente con todo lo que dices. Acabo de regresar de mi pueblo (el más bonito del mundo para mí) donde he disfrutado de unos días de tranquilidad y sosiego.

    Un beso.

  2. Me cuesta imaginar algo mejor que comer con las manos unas costillas recién hechas y regadas con un culín (o varios de sidra). Puede haber placeres parecidos, pero mejores… buf!!

  3. Mmmmm, que bueno!!
    No sabes como te entiendo!
    A mi me encanta bajar a mi pueblo en invierno, a la casa del campo en donde tambien hacemos la carne a la brasa, patatas y alcachofas…
    Y ahora en veranito… es una gozada… tomates recien cogidos de la mata, fruta del arbol…
    Esas cosas no se ven en la ciudad… son placeres que no se pueden explicar…

    La esencia de las cosas pequeñas, la compañia de las tradiciones, de la familia… una auténtica gozada!

    Disfruta esos momentos en tu pueblo, con tu abuelo y con los pequeños placeres que están en las cosas sencillas y al estilo tradicional…

    Un besito Goyo.

  4. ¡Cuántos recuerdos me trae este relato! Yo también he pasado los veranos de mi infancia y adolescencia en un pequeño pueblo de Soria, que crecía considerablemente en los meses de verano.
    Recuerdo las chuletadas al aire libre al atardecer en las que participábamos todo el pueblo como una grandísima familia.
    Gracias por traer tan agradables recuerdos a una gallega, de orígenes castellanos y nacida en Valencia.
    Besos

  5. Yo nunca fui de veraneo a ningún pueblo, ni de mis padres ni de mis abuelos. Vivíamos en él todo el año. Recuerdo eso si las 'excursiones' al castillo medio en ruinas, que teníamos prohibidas.

    El placer por la comida y la buena mesa lo desarrollé ya de mayor. De buena gana te cambiaba mi menú de hoy por tu carne asada.

    Buen provecho!

  6. MJ: El placer es mío. Volverte a tener entre los comentarios después de las vacaciones que espero que hayas disfrutado.

    Bartxi: O con vino, si el caso es lo mismo. Aún me entran ganas de llorar de lo buenas que estaban… Para chuparse los dedos.

    Gala(tea): Tienes razón. Se me olvidó incluir la ensalada. Con tomates y pepinos que saben a tomate y a pepino y no a plástico. Deliciosos.

    Atenea: Una buena mezcla, castellanos, valencianos y gallegos… Los pequeños detalles son los que consiguen una vida plena.

    Ariadna: Te puedo asegurar que hoy mi menú no fue tan brillante como el del domingo. Un plato de pasta… y a correr, digo a kurrar.

    Besos pa todos.

  7. Hola goyo que tal!! he pasado a dar una vuelta por tu mundo, en plan paseo y me ha gustado tanto que he pensado quedarme, no hay nada como visitar a los abuelos y te preparen esas comilonas que solo ellos saben hacer,, como se hacian las cosas de antes, te cuenten sus cosas y se sientan queridos por sus nietos.

    El abuelo manolo tiene que se estupendo.Disfrutas todo el tiempo que puedas con él, además seguro que a él le encantará verte llegar…

    Un saludo de tu nueva seguidora 🙂

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s