Las croquetas y yo

                       
Lo mío con las croquetas es la historia de una relación amor/odio en la que por desgracia, siempre ganan ellas.

Sí, es superior a mis fuerzas. No consigo terminar de cogerles el truquillo, o eso o siempre me pasan cosas raras cada vez que me pongo a freírlas. Además, tengo el pecado de asociarlas a estados de soltería o de experiencias de vida en solitario. ¿Hay algo más típico que un hombre, soltero, trabajador, con/sin hipoteca, haciendo croquetas cuando llega a casa después del trabajo? No verdad. Pues mi caso no iba a ser una excepción.

El otro día llamé a un amigo que acaba de estrenar soltería, él no quería, y ahí estaba el tío… Las once de la noche y friendo croquetas. Y por supuesto, no las había hecho él, ni siquiera su madre se las había hecho… No, lo indignante de las croquetas es que te las compras de bolsa, de las chungas, de las de marca blanca que saben todas igual aunque por fuera te digan que son de jamón o de bacalao o de pollo… Siempre saben igual.

Lo mío con las croquetas viene de lejos, de cuando empecé a trabajar en Salamanca en la tele. Un día llegué a casa y me hice mis croquetas mientras preparaba el ágape para un partido de fútbol. Y una de ellas, la muy ‘japuta’, tuvo a bien explotar quemándome una parte de la mano… El dolor me duró varios días y me salvé gracias a una crema de curandero cántabro que mi ‘compi’ Mariuca me facilitó.

Pero yo, que no me rindo fácilmente, insistí con ellas. Y varias veces más, por aquello de que el hombre es el único animal que tropieza mil veces con la misma piedra. Años después otra croqueta asesina a punto estuvo de darme en un ojo con su relleno porque también me explotó cuando la estaba friendo.

Y el penúltimo capítulo de mi relación con las croquetas, habrá más no os preocupéis, vino esta misma semana. El martes o el miércoles. Llegué a casa a la hora de comer y no me apetecía prepararme ninguna otra cosa, así que tiré de… sí, sí, habéis adivinado, de croquetas. Cojo la bolsa, la abro, espero que el aceite esté bien caliente y, de repente, empiezo a escuchar a través de la pared de la cocina unos jadeos. Miro para un lado por si acaso es de la tele, pero no, en la tele están ‘Los Simpson’, miro para el otro por si me he dejado el ordenador enchufado y… tampoco.

Sigo a lo mío, a mis croquetas y los jadeos son cada vez más… prolongados. Además, van aumentando. El ruido también se acrecienta. Ella chilla un poco, él también… Y claro… eran mis vecinos a las tres de la tarde entregados al ‘ars amandi’… Y yo haciendo croquetas, qué injusto es el mundo.

Total que ellos seguían a lo suyo y yo no podía seguir a lo mío. Lo siento, no me encuentro cómodo participando de ‘escuchante’ de las relaciones íntimas de los demás. Así que como supuse que tampoco tardarían mucho en acabar con la faena, decidí bajarme a un bar que está cerca de mi casa y tomarme una caña en lo que acababan… Y sabéis qué me pusieron de pincho…

Supongo que no hace falta que os lo diga.
Anuncios

11 comentarios el “Las croquetas y yo

  1. Goyo
    gracias por las risas que me acabas de regalar, no tiene precio.
    Pero te prometo que un dia te voy a preparar “las mejores croquetas” que hayas probado en tu vida, ademas prometo tambien que no te pondre el mandil y te mandare freirlas…..
    Besitos de sabado
    petonets, sempre

  2. Tus historias de lo cotidiano, tal como nos las cuentas, resultan divertidísimas, Goyo.
    Me encanta pasarme por aquí porque sé que pasaré un buen rato 🙂
    Por cierto, mis croquetas son especiales (receta de la abuela) y nunca explotan ¡jeje!

    Besos.

  3. Mira que se te resisten las dichosas croquetas. Acabarás dominándolas. Y si no es así, abandona las de bolsa y pásate a la receta de la abuela que ésas nunca saltan, como bien dice MJ, y además tienen distintos sabores.
    Besos.

  4. Desde luego lo que no te pase a ti….

    Al final tus nietos si que te van a llamar abuelo cebolleta. Vas a tener un montón de historietas que explicarles.

    Besos.

  5. lo primero, consejo. creo que pones el aceite demasiado caliente y por eso explotan. hay que cogerle truco.
    a mí sólo me gustan las de mi abuela, aunque mi alergia a los lácteos me hace comerlas de pascuas a peras y hechas con leche especial…
    en fin, ánimo y a por las croquetas!

  6. A mí me encantan las croquetas, pero tampoco sé hacerlas y, la verdad, las como superpoco. En casa nunca como cosas fritas, por aquello de cuidarse un poco, y por ahí te las suelen poner congeladas, así que, la verdad, el día que me encuentro con una croqueta como Dios manda… ¡cómo la disfruto!

  7. Marta: Me alegro que te hayas reído, pero es que de verdad que lo mío con las croquetas es medio surrealista. En fin, espero tus croquetas, aunque sea por SEUR. Gracias. Besos.

    MJ: Gracias. Supongo que muchas veces seríamos más felices si hiciéramos más caso a lo cotidiano. Lo que muchas veces es extraordinario tiene un pequeño halo de artificio que se escapa enseguida. Besos.

    Atenea: Pues sí, las recetas de la abuela… Qué sabias que son. Madre mía, necesito ponerme un día con ella para hacerlas y que me enseñe. Besos.

    Wodehouse: Jajajajaaja, ya hubiera sido mucho ver por aquí a Esteso y Pajares…. jejejejeje Besos.

    Pilar: Eres sabia, yo con las pizzas también me llevo bien, lo malo es que ahora no tengo horno y las de microondas no me molan tanto. Cachis… Un beso.

    Ariadna: Ya te digo. Espero que mis nietos me aguantes y no salgan corriendo a sus padres y les digan… Ya está el abuelo con sus batallitas… Besos.

    Naar: Gracias por tu consejo. Lo tendré en cuenta la próxima vez. Aunque estoy por pasarme a las empanadillas, ellas nunca me han defraudado.

    MhC: Con lo buenas que estás las de Van Dyck o los manolines y que no sea capaz de hacer una croqueta… Jejejejeje Un beso.

    Bea: Bienvenida y gracias por tu comentario. La verdad es que las croquetas son todo un arte, yo tampoco sé hacerlas, pero sí que las disfruto. Un beso.

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s