Ha llegado el día

Hoy ha llegado uno de esos temidos días que siempre esperas que tarden en llegar. El día en el que un enano te llama ‘señor’. Sí. Ha sido esta tarde. Iba a trabajar escuchando música en el mp4 y, de repente, un grupo de niños me pregunta:

– Señor, ¿qué hora es?

Y me ha hundido en la miseria el tío cabrón. Toda la tarde venga a darle vueltas a eso de ‘señor’. ¿Qué habrá querido decir? ¿Acaso es que me ve mayor? ¿O me ve más cerca a ser su propio padre y por eso me respeta un poco? ¿O es quizá que deba empezar a cuidarme? ¿Tal vez cambiar de modo de vestir?

No sé. Demasiadas preguntas. Y mis respuestas tampoco encontraban la solución. Veamos. Tengo twitter, tengo facebook, tengo blog, tengo mp4, tengo blackberry… no, por ahí no (tampoco eso significa ser joven, pero es un paso). No puede haber sido por eso por lo que me llame señor. Visto a medio camino de lo que se suele denominar elegante a la par que informal, no soy un metrosexual (salvo cuando se me va la pinza) y tampoco voy vestido como un oficinista de los años 50’; no por ahí tampoco. ¿Dónde estará mi error? ¿Las canas? Puede ser, pero son poquitas y, hasta donde yo sé, siempre dicen que resultan atractivas. Arrugas, lo que se dice arrugas tampoco tengo.

Y así, toda la tarde. Pensando en que quizá deba cambiar algo. O quedarme como estoy. Puede que únicamente el niño está bien educado y prefiere dirigirse a sus mayores con esos tratamientos y yo me esté haciendo figuraciones que no vienen al caso. En fin, que sea lo que sea, ha llegado el día en que un enano se ha referido a mí como señor. Me lo habían advertido, a partir de ahora andaré con más precaución. No se me ocurrirá volver a estar en las proximidades de un colegio y cuando vea a un grupo de niños cruzaré de acera por si acaso se les ocurre preguntar.

Voy a seguir dándole alguna vuelta más a esta mi nueva diatriba mental. Por cierto, pasad buen fin de semana. Hasta el domingo por la noche o hasta el lunes no voy a poder escribir. Me despido de vosotros. Mañana conoceré a Paula, a Miren y a Paz… el lunes os desvelo quiénes son, aunque, en realidad, ya las conocéis a todas.


Anuncios

10 comentarios el “Ha llegado el día

  1. a ver, yo he trabajado con adolescentes muchos años y hay una máxima: la gente de más de 20 años es mayor. si se acerca a los 30, es muy mayor. si pasan de 35, son abuelos. posiblemente el crío te haya llamado señor porque te ve mayor. eso no significa que lo seas, significa que los niños te ven así, cosa normal si lo piensas.
    en fin, a todos a veces nos da por pensar si nos estaremos haciendo viejos, pero el tiempo es imparable. y no se cumplen años, se cumple vida. así que no te traumatices por lo que piense un mocoso.
    un beso!

  2. Goyito, si estás hecho un chaval. ¿canas? qué va, rayitos de sol que se quedaron atrapados en tu pelo.
    Si este fin de semana te pones frente al espejo dudando si usar esa crema antiarrugas o no, piensa que lo importante es cómo te sientes y no cómo te ve un pequeñín bien educado y bien intencionado.
    Besos chavalote!

  3. Hola Goyo, no le des importancia a lo de viejo,que los niños son muy crueles,te aconsejo cambiar de acera.Pasateló muy bien el finde con las 3 “niñas”,(si puedes)pero cuidado, haber si sales otro nuevo Berlusoni jajaja.Suerte LUZ.

  4. Igual que a ti y a campurriana a mí me llamaron señora la primera vez preguntándome la hora. Pero cuando me preocupo fue cuando en la tienda las otras Sras y los otros Sres pasaron de decir,esta chica.. a esta señora. En fin todo llega, pero lo importante es que llegue bien.

  5. Naar: No me traumatizo, y estoy contigo en que se debe celebrar que la vida está ahí delante para disfrutarla cada día.
    Francesca: Jejejeje, no me ha dado aún por el rollo de las cremas. El aire fresco de las mañanas en la Meseta te curte que no veas.

    Luz: El lunes os contaré lo de las 3 chicas, pero ya te aseguro que yo no llego alos niveles de Berlusconi. Ni de lejos.

    Bartxi: Qué cabrón estás hecho.

    Bruno: A ti no te dejo que me llames señor. Llámame colega.

    Campu: Ya sabemos lo que tenemos que hacer, no llevar nunca más reloj, para evitar que nos pregunten.

    Cavallino: Me guardo la recomendación.

    María: Gracias por pasar por aquí. Lo importante es eguir manteniendo un espóritu alegre y feliz.

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s