Chimeneas

Una de las cosas que más me gusta de ir al pueblo de mis padres durante los meses de invierno es el olor del humo que desprenden las chimeneas. Es reconfortante, familiar, pausado… Es, posiblemente, el mismo olor ancestral que proviene de la leña del olivo o de las encinas que rodean a pueblo desde tiempo inmemorial.
Siempre están ahí. Recorres las calles con las manos en los bolsos, abrigado con bufanda, guantes, gorro, comienza a nevar, caen copos similares a las flores del cerezo, huele a comidas de cuchara y la gente mira tras las ventanas a ver quién es el valiente que se atreve a salir a la calle. ¿Y de quién será? Se preguntan los fijos.
Es nieto, es hijo del pueblo, es aquél que siente próximo su origen y que vuelve en invierno para rememorar lo mismo que vivieron sus antepasados.
Anuncios

13 comentarios el “Chimeneas

  1. Algo parecido recuerdo yo del pueblo de mi madre, perdido entre los montes del Bierzo, recuerdo a mi abuela haciendo la matanza y yo corriendo a vomitar.. soy vegetariana hace 21 años, no creo que tenga nada que ver pero esa imagen no la olvido! un abrazo 🙂

  2. Vir: la verdad es que como se hacía la matanza en estos pueblos hace unos años era una salvajada. A nosotros no nos dejaban acercarnos; sólo nos avisaban para comer los chorizos, jejejejejejeje.
    Veo que no te olvidas del 5-0 al Madrid. Un saludo.

  3. La patria de uno es su infancia… y la mía huele a castañas asadas y churros. Es curioso el poder del olfato, es probablemente el sentido que más capacidad tiene para devolvernos al pasado, por encima de cualquier otro…

  4. Bárbara: Me encantan las castañas asadas y los churros. Esos dos sabores y olores han traspasado mi infancia para colarse en mi eterna juventud. Me encantan.

  5. El pueblo de mi madre olía a espliego, lavanda. Ahora hay un lugar donde venden la esencia pero el pueblo ya perdió el olor.

    De niños los olores se impregnan en la memoria.
    Vaya! qué bonito me ha quedado.

    Besos Goyo, veo que hemos coincidido con las flores del cerezo.

  6. !Hola Goyo!,que foto tan bonita,parece sacada de esos pueblos que llaman,con encanto,como Barcenas Mayor,en Cantábria,lo conocí,el año pasado y me pareció de cuento de adas.Mi pueblo está en la zona de levante,es grande, tiene 35.000 habitantes y estos dias son las fiestas patronales.Espero que el tiempo no las desluzca.Un saludo.LUZ

  7. Francesca: seguro que los frascos que venden no huelen tan bien como los aromas que guardas en tu memoria.
    Ali: tu pueblo es el mejor del mundo. Que para eso es el mío también.
    Luz: Jolín, 35.000 habitantes. Eso ya no es un pueblo. El mío no llega ni a 2.000 habitantes. Felices fiestas.

  8. ¡Qué buenas sensaciones! Siempre está bien volver a los orígenes: te carga las pilas y te recuerda las cosas importantes. En mi pueblo, los olores incrustados en mi memoria pasan por la sal del mar agitado y la hierba y hojas en descomposición del monte después de la lluvia. Ya en casa, el tabaco de mi padre y el café de las 'sopas' de mi abuela. Qué tiempos…

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s