La tele del ‘vale todo’

Es posible que al común espectador le den un poco igual las aberraciones que cometen habitualmente los medios audiovisuales en España. En la mayor, y peor, parte de los casos se conforman con su ración diaria de ‘Sálvame’ y… poco más. Aquello que nos enseñaban en la facultad de que la misión de los medios de comunicación era informar, formar y entretener se ha convertido en una de las grandes patrañas del periodismo actual. Todo se resume en espectáculo basuril sin más. Nadie pide nada más.
El problema es cuando esta tesis también llega a los informativos o a espectáculos por los que se han pagado miles de euros para tener los derechos. A saber. En los últimos días han tratado de engañarme en varias ocasiones. No es que yo sea demasiado listo pero tampoco me creo todo lo que veo. Esta misma semana, en un informativo de Cuatro, el de las 14.00, se daba paso a un corresponsal de la cadena en Pekín. Para empezar, ni era corresponsal, ni enviado especial, ni nada por el estilo. Un reportero español ‘free lance’ en la capital de China por lo que no portaba ningún distintivo en el micrófono de la emisora y portaba una ‘alcachofa’ neutra de todo a 100. El caso es que, tras él, se abría un inmenso espacio abierto a un parque con un sol radiante. Puesto a calcular, en China son cerca de 8 ó 9 horas más por lo que estábamos más cerca de las 10 u 11 de la noche que del sol que nos querían vender. Vaya, que a esas horas en Pekín la gente está más pendiente de la cena o de meterse en la cama que de salir a la calle a disfrutar del sol. ¿Por qué nos quieren engañar? ¿Se creen que somos tontos? La mentira tiene las patitas muy cortas y se descubre antes a un falso que a un cojo. Puedo entender un falso directo; soy el primero que en alguna ocasión he tenido que recurrir a ellos pero, coño, si lo haces… procura hacerlo bien y que quede apropiado a lo que pretendes vender como información.
En fin. Al día siguiente, en La Sexta, se dispusieron a ofrecer el partido de baloncesto entre España y Brasil desde Logroño. Bueno, pues nos lo metieron a las 21.00 horas haciéndonos creer que estábamos en riguroso directo. Sin embargo, a medio partido, me llama un amigo desde el pabellón diciendo que se encontraban ya en el descanso y que se había acordado de pedirme un favor. ¿Cómo que al descanso?, le pregunto yo. Si están a punto de acabar el primer cuarto, le respondo anonadado… Que no, que en La Sexta lo están dando en diferido, me saca de dudas desde el pabellón. ¿Hubiera sido tan difícil decirnos la verdad? No pasa nada por reconocer un diferido.
No sé. El caso es que la verdad de los medios de comunicación en los últimos tiempos es un bien preciado al que a la mayoría parece encantar pisotear. Hemos llegado al ‘todo vale’ con tal de rellenar espacios televisivos. Cada vez me da más pena ver la tele.
Anuncios

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s