Recuerdos del Descenso del Sella

Hay fiestas en España que deberían ser tan obligatorias como llevar el DNI o conducir con permiso. Todos deberíamos ir al menos una vez en nuestras vidas: Fallas, San Fermín, Feria de Abril, San Mateo (en Oviedo y Logroño preferentemente) y, por supuesto, dejarse caer por la fiesta de las piraguas, en Ribadesella y en Arriondas.

En apenas un par de horas los palistas ya estarán todos arrimados al puente de Arriondas para comenzar el descenso camino de Ribadesella. Pero, para qué engañarnos, al pueblo no le interesan ni las piraguas, ni el deporte, ni quien gane. Lo que el pueblo pide es ‘folixa’; que para quien no sepa lo que significa le recuerdo que es fiesta en bable. Y a fe que de eso no falta durante este fin de semana en la parte oriental de Asturias.
Hace más de una docena de años que yo ya no me dejo caer por allí. Dos años de manera consecutiva haciendo el animal dejan secuelas físicas al más osado y uno no está ya para demasiados trotes. Por eso, hoy me apetece acordarme de aquellos momentos vividos junto a aquellos animales de juventud que tenía por amigos.
Lo primero que he de decir es que yo, en dos años que fui al Sella, no vi ni una piragua. Miento. No las vi compitiendo pero sí metidas en furgonetas y en camiones de camino a su lugar de origen. Son dos días en los que existe, al menos existía, la acampada libre. He llegado a ver a gente montando una tienda de campaña en medio de una isleta bajo una señal que ponía ‘Gijón 87 Arriondas 20’. Allí no se entra en los bares. Son los bares los que sacan las barras a la calle y ahí es donde se organiza la timba. La música termina siendo casi siempre la misma. Hay éxitos que no pasan de moda: ‘Asturias’ de Víctor Manuel y éxitos de verano que duran lo que dura el estío: a mí me tocaron la de ‘Legalización’ de SKA-P y ‘Samba de Janeiro’; por cierto glorioso baile que nos marcamos con el equipo brasileño que participó ese año.
Por lo demás, sidra, comida, buen rollo, amigos y diversión sin freno. Un fin de semana donde todo vale y donde todo está permitido. Eso es el Sella. Pero aparte, os recomiendo que no os perdáis el inicio de la prueba, con el poema de Dionisio de la Huerta, el homenaje a todos los participantes y, sobre todo, con el ‘Asturias patria querida’.

Anuncios

3 comentarios el “Recuerdos del Descenso del Sella

  1. Puedes hacerlo sin el agobio de estos días en casi cualquier momento del año. La verdad es que merece la pena. Es duro, pero el sacrificio compensa de lo bien que te lo puedes llegar a pasar. Además, lo hacen bastante llevadero porque no es, ni mucho menos, en plan competitivo sino que se hace tipo excursión para que todo el mundo pueda disfrutar.

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s