Cosas que vi en Viena

Desde pequeño, siempre quise ir a Viena. Hace casi dos años tuve la oportunidad de pasar una semana en la capital de Austria, colmando, así, uno de mis más profundos deseos. Una experiencia recomendable para todo el mundo. Pasear por sus calles, adentrarse en sus museos o descubrir el Prater son experiencias que debieran ser disfrutadas por todo ser humano.
La ciudad rezuma arte, música, cultura por cada uno de sus rincones. Aquí van algunos de los lugares más recomendables de Viena. Muchos son paradas obligatorias en cualquier guía de viaje. Estas son mis visiones de los mismos.
HOFBURG:
Desde ese mismo balcón, Adolf Hitler se dirigió a miles de vieneses tras la incorporación forzosa de Austria a la Alemania nazi, miles de vieneses que fueron ‘invitados’ a acudir al sermón so pena de fusilamiento o reclusión. Antes, el Palacio Imperial había sido la residencia de Francisco José y de Isabel, de la mítica Sissi emperatriz.
SCHÖNBRUNN:
Este magnífico palacio era la apuesta de la corte austro-húngara para la época estival. Una maravilla para recorrerla con calma.
BELVEDERE:
Es, junto a la catedral, uno de los monumentos más importantes de Viena. Para muchos, el auténtico referente de la corte vienesa. En una de sus salas se puede contemplar la obra ‘El beso’ de Klimt.
MUSEO DE HISTORIA DEL ARTE DE VIENA:
Sólo el edificio merece la pena ser visitado por observar su fenomenal arquitectura. En su interior podemos presenciar la colección de arte de los Habsburgo.
PRATER:
¿Puede un parque de atracciones ser romántico? En principio no, pero en cuanto una atraviesa las puertas del recinto del Prater se retrotrae a finales del siglo XIX. Con su mítica noria, su estadio (donde España venció la Euro de 2008) y sus atracciones, el Prater es uno de esos lugares donde el tiempo puede detenerse. Si desean disfrutarlo al máximo, alquilen una bici y piérdanse en sus caminos y disfruten de un remanso de paz.
EN LA CALLE:
Y como recomendaciones adicionales a estos pequeños paseos por Viena, indicaría la obligatoriedad de probar la tarta Sacher; bien en el hotel del mismo nombre (un poco caro pero sin ser excesivo) o bien en cualquier cafetería donde también se puede degustar.
Si quieren quedar bien con la pareja, hay cruceros por el Danubio con cena incluida que no tienen ningún desperdicio. A ser posible aquel que se ameniza con valses de Strauss, sí, muy turístico y muy típico pero imprescindible si se quiere quedar bien y pasar una buena noche en Viena.
Anuncios

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s