El pescador del mar de Arán

En las leyendas irlandesas, el mar de la costa oeste, el que se adentra desde la bahía de Galway con sus gigantescas olas hacia las diminutas islas de Aran, es uno de los grandes generadores de relatos y de mitos. El mar se presenta como una fuerza mitológica destructora de hombres pero también como una celosa y bella mujer que arrastra hasta sus abismos a incautos marineros que retiene para siempre. Una de las más bellas historias es la siguiente…
Aleel era un pescador que día tras día atravesaba en su pequeña embarcación el mar de Aran. A mitad de su camino contempló horrorizado cómo el mar se levantaba formando una gigantesca montaña que avanzando a gran velocidad se avalanzaba sobre él. Tras la fuerte pugna contra los elementos hubo de rendirse a la evidencia. Sabiendo que su fin había llegado, de forma instintiva, sacó su cuchillo y lo lanzó con furia irrefrenable contra el mar.
Su mayúscula sorpresa fue comprobar que el mar recobraba instantáneamente la calma y podía proseguir su viaje con toda normalidad. Llegó a puerto y desembarcó. No pudo menos que maravillarse de la inmensa fortuna que había tenido. Al llegar a su hogar se tendió en su camastro y el sueño le venció y se sumió profundamente en un letargo inconsciente. Cuando se despertó se encontró en un lugar completamente desconocido. Se hallaba en una lujosa mansión y a su lado una hermosa mujer, sin duda, la más bella que jamás había visto en su vida. Ella yacía acostada en un diván con un cuchillo atravesándole su seno derecho. La sorpresa del joven no tendría límites al reconocer su propio cuchillo que había lanzado contra el mar.
Al ver el estado de prostración de la bella mujer le arrancó el cuchillo de su pecho y al instante la joven se puso en pie sonriente e insinuante. El joven Aleel comprendió que se encontraba en el palacio de la diosa del mar y cuando ésta le pidió que se casara con ella y se quedara para siempre en su reino, el joven, pese a estar prendado de la hermosura de la bella mujer, no accedió a sus deseos de amor por temor a lo desconocido y le rogó que lo dejara marchar. La mujer así lo hizo y le entregó como regalo un libro capaz de curar todo tipo de enfermedades. Al momento, Aleel volvió a sumirse en un profundo sueño y volvió a despertarse creyendo que todo lo que había vivido no había sucedido en realidad. Sin embargo, el libro se encontraba en su mano y hasta el final de sus días no pudo olvidar a la bella mujer y su terrorífica aventura en el mar de Aran.
Para conocer más de la belleza de las islas de Aran, os dejo este enlace: http://www.aranislands.ie/

Y claro está, una canción de Carlos Núñez que narra otra las leyendas de estas islas. La del pozo capaz de curar y la de la madre que hace cualquier cosa para conseguir que su hijo recupere la vista.

Leyenda extraida de: ‘Leyendas celtas’ de Ramón Sainero.

Anuncios

Un comentario el “El pescador del mar de Arán

Ahora os toca a vosotros

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s